miércoles, 24 de agosto de 2016

Una vida sin futuro ...


24 agosto 2016

"No me rindo, nunca lo he hecho, pero nada sería posible, amigo Enrique, si no fuera porque todavía tengo mucho por hacer ... y, sobretodo, porque me hagan" - Así me despedía esta madrugada mi amigo Julián, ese chulapo del Madrid más rancio, tras contarme que la lotería de ese mal de males se ha cebado en él. 

Matilde, a la que el mal de males la ha tenido bajo mínimos vitales en los últimos dos años y que ahí sigue, luchando, se me acerca y al oído, me dice: "Solo con ganas de vivir se puede superar, pero Julián miente, le he visto llorar esta madrugada sentado ahí, frente al mar, en tu banco. Está tremendamente asustado."

La Loli, nuestra Jefa de Barra, lanzó, a continuación,  el discurso loable de hoy para la reflexión: 

"De que coño sirve tanto cuidarse si luego, detrás de cualquier esquina, te espera la inevitable. No perdáis ni un segundo en contemplar vuestro ombligo, dejad de quejaros y aprovechad todo el tiempo que os queda en disfrutar de la vida ... no dejéis nada para mañana ... ni para vuestros herederos, vivid como viven ellos, vivid como si mañana fuera hoy. Hacedme caso, por favor". 

El silencio profundo, tras el discurso de la Loli, quedó truncado cuando Juan se levantó de su mesa y empezó a aplaudir de modo ruidoso y pausado que, al instante y de modo paulatino, hizo mella en todos y se formó, allí mismo, un gran y numeroso espectáculo de gente rabiosa por eso, por querer vivir ... todos estábamos en pie y aplaudiendo silenciosamente, rabiosamente.




Enviado desde S6+Edge





enriquetarragófreixes




martes, 23 de agosto de 2016

Y tuve un niño


Fotografía de Elliott Erwitt

23 agosto 2016

Y tuve un amor ... y tuve un niño ... y el niño creció ... y el niño nos hizo lo que somos ... unos felices y veteranos monstruos amantes del sentimiento de serlo ... como somos, lo que somos.



Enviado desde S6+Edge





enriquetarragófreixes




lunes, 22 de agosto de 2016

Amar apasionadamente ... lo nuevo


Fotografía de Garry Winogrand

22 agosto 2016


Que la canción de moda diga que la conoció en un taxi o que se oiga entre los más incipientes descubridores de la presencia de pelo púbico en su cosa, que la justificación a la infidelidad se resuelve con el "déjame que te explique ... no fue nada, sólo fue sexo", esas cosas hacen que me acuerde de mis épocas de pretendiente de amores imposibles en aquella Sala de la Plaza Sanllehy, el Estéreo, lugar de perdición juvenil de la Barcelona musical de los 60, donde bailábamos alocadamente al ritmo del "Love me do" o acarameladamente con el "Stand by me", donde meter pierna, rozar cara o notar el frente pectoral de la guapa de turno era un verdadero logro. Esas cosas, todas ellas, me hacen asegurar que el reloj de mi vida no es que no se haya parado nunca, no, creo que además de no estarse quieto jamás, es que ha utilizado una goma de borrar para eliminar de las costumbres sociales muchas de esas cosas que me parecían extraordinariamente innovadoras y que, por contra, a mis Padres les parecía la llegada del apocalipsis.


A veces, no sé si equivocadamente, (o quizás solo sea un síntoma de una primaria vejez muy acentuada), quiero creer que un día hubo un mundo, un tiempo, en que amábamos apasionadamente casi todo pues todo nos resultaba emocionante y hasta cruelmente, nuevo ... todo estaba por descubrir.



enriquetarragófreixes



Las prioridades y esa vieja medicina del Gran Gabo



22 agosto 2016



Pasa el tiempo sin que nos demos cuenta. Nos devora los sentidos, el alma y hasta, a veces - gran ventaja - la capacidad de odiar ... y es que los años hacen que te vuelvas sentimental, sincero, comprensivo y hasta crees que casi todo lo que antes te parecía el centro del mundo, ahora te parezca una estrella en el olvido. Cambiaron las prioridades ... las ideas quedan.

Perdonad, pero es que, hoy, sentado en un flotador, no es mi mejor día.

Leía hace un rato una recopilación de frases que alguna vez me gustaron y que guardo, caprichosamente, donde nunca recuerdo, fácilmente, donde las escondí. Pero hoy tuve suerte y una vez liberado mi sentir y abrazado a ellas, me propuse hoy recordar una de uno de los grandes maestros de la escritura. ... Gabriel García Márquez

"No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad" 

Aplíquensela, háganme caso, decía él en sus momentos más tristes, todo una “Crónica de una muerte anunciada”.


enriquetarragófreixes



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...