a:hover { text-decoration: underline;

viernes, 24 de marzo de 2017

Antes las cosas eran distintas, o no tanto ¿Verdad?



24 marzo 2017

Hace ya unos años escribí este mensaje pseudonosequé y aún ahora pienso si hacerlo fue una queja o un nunca dicho... ¿Y tú qué, Papá?

El mensaje escrito a mano, al pie de la foto de arriba, decía algo, más o menos, así: 


"Antes las cosas eran distintas ... la moral, las costumbres, la gente ... O quizás no tanto ¿Verdad?"


Mis amigos me zurraron y me dijeron cosas, más o menos, así:

  • Claudia: Siempre g.a.d. ha habido de todo aunque sí más solapado por "la moral y buenas costumbres" y por el machismo institucionalizado hasta nuestros dias, y perpetuado también por la propia mujer. Preciosa y muy sensual, la chiquilla de la foto. 
  • Jerónimo González Prieto: El ayer como el hoy, la belleza nunca mermó, hoy los desnudos son para otro menester en una mayoría, antes como se ve en esta foto era elegancia de admiración. 
  • EKK : También hay excepciones...por ahí hay una foto con sras y niños bañándose en el mar con ropajes y ellas con pamelas de paja. 
  • Tafalla Garcia Antonio Incluso las hay que no llevan ni ropajes..... 
  • Marga: Vaya mujer más bonita! ! Y el lenguaje corporal...fantástica, con un par!!...de piernas que quitan el sentido. Bellezas "redondeadas" tan diferentes al arquetipo de belleza actual, que no siempre es tan sana, dicho sea de paso. 
  • Alma Esther Bueno muchas cosas eran distintas pero la belleza no se oculta ni puede pasar desapercibida verdad? Saludito de lunes acompañado de un enorme abrazo






Dinero, (tenerlo)


24 marzo 2014

Intentando abreviar, que es lo que me ha recomendado el más crítico de mis cuatro followers, diré sobre el mensaje gráfico de arriba, que es mucho peor cuando no lo tienes y ellos/as siguen creyéndolo. Cuando tienes dinero, te salen amigos y parientes detrás de cada puerta y todos, eso sí, con una pena "del Copón" que les hace ser "muy desgraciados" ... y tú, (el que tiene el dinero si lo tienes), toda la vida sin saberlo.

Tener un Cayenne no es, siempre eso, (tener dinero), a veces es una falsa creencia, otras se fue, se vivió derrochándolo, (el dinero),  y no se retuvo, (el dinero). Golfería pura, muchas canas y pocas plumas es lo que da, (el dinero bien o mal empleado, según). No obstante hay quien gusta flirtear con la sociedad, con la vida y con el mundo fácil con ello, (teniendo dinero). El morbo maneja la espontaneidad, por eso mantener el sueño en la misma cama, (teniendo dinero), todo un logro. Feliz será quien lo consiga, aunque lo mejor, sin duda, es no tenerlo, (el dinero), prefiero lo otro, aún y sin exagerar, sí, prefiero ser un pobre feliz y aún mejor - me lo pido en la próxima carta a los RRMM  y sin que nadie me oiga - me gustaría ser rico y feliz ... aunque cueste creerlo, pues eso, (tener dinero), deber ser la "leche".

jueves, 23 de marzo de 2017

Asesinato, Ideología cruel, marginación: ¿Qué está pasando? ¿Qué mundo nos espera?


23 marzo 2017

Nadie como un simple amante de la razón, de las costumbres, de un prudente altruismo, de un pensamiento liberal sin extremismos, sin odios ancestrales, ni en querer entrar en un obsoleto y simple maniqueísmo radical, pueda decir como yo mismo puedo hacer a mi edad y hago, aunque sea en la soledad de esta ventana: ¿Quién coño puede creer que matando por matar a quien no profesa tus ideales totalitarios conduce a un cielo lleno de abundante sexualidad y vida infinita llena de placer? ¿En qué mierda ideológica de un Dios imposible se refugian quienes creen que imponer la razón con el horror de la muerte es su solución?

Hoy, todos somos Londres, claro, pero ... ¿Sabemos que hacer ante este reto? ... ¿Confrontación xenófoga o entendimiento incomprendido? 



Enviado desde S6+Edge





enriquetarragófreixes



El muy Peligroso y a veces Incomprendido: “Qué guapa estás”


Marie Lise Gres in kitchenwear jewellery, 1965. Photo by Ronald Falloon.


23 marzo 2017

La Loli estaba hoy de un cariñoso subido, amable como nunca, la primavera le ha soltado el pelo y, al parecer, el sujetador. Estaba guapísima y con un aire entre peleón y ligón, sin malicia, eso si, pura, como ella misma se define y amante de las cosas nobles, es decir, nada de infidelidades, ni nada de torpezas relacionales cuando de hablar de la convivencia de pareja se trata. Ella ha tenido mil experiencias, según ella misma nos dice, pero hoy, repito, la he encontrado especialmente receptiva. …………….

“Tómate tu café ahí en la terraza, Enrique”, me dice ella, la Loli. Y al momento de sentarme, ella estaba ahí conmigo, como si tuviera algo que decirme. Yo llevaba mi libro, (sigo con ese arrebatador y enganchoso relato de La Judía de Toledo), y yo hacia ostensibles gestos de que iba a empezar a leer y que me desconectaba, pero ella, al darse cuenta, me dice: “Enrique, sabes por qué me caes bien”. Y sin dejarme contestar, me dice; “Te veo fiel, nada golferas, eres un bicho raro, tienes el don de los gordos con cierta sensibilidad crucial. Muchas, veo que te tiran los tejos y tú haces oídos sordos, me han contado muchas cosas de ti, incluso algunas travesuras, pero te veo solo como un gran adulador, no pareces mala persona, seguramente tú no te das cuenta, pero con ello provocas ciertas actitudes muy receptivas y, según creo, altamente peligrosas. Ten en cuenta que hay gente con el corazón abierto de par en par y tus qué guapa estás o qué bien te veo no caen en saco roto. Sin darte cuenta fomentas en otros/as la esperanza de algún tipo de relación. Enrique; Cuida tu lenguaje, yo, incluso, en algún momento llegué a pensar que ibas a por mi, vete con cuidado, no te digo más, solo eso, si, cuídate mucho de ese entorno que puede que no te entienda, pero por otra parte, te voy a pedir un favor: No dejes de decirme cada vez que entras aquí que me ves muy guapa”

Se ha levantado, (La Loli), y con una coqueta sonrisa y un beso en la mejilla, que se me ha hecho larguísimo, se ha vuelto al interior del local, dejándome a mi en la terraza, libro en mano y con la mente en el infinito, cargado con un complejo que antes no tenía a pesar de haber sido advertido de ellos durante toda mi vida. Cosas del demonio, pienso a veces, pero no, seguramente será la voz de mi conciencia y no, precisamente, aquella que siempre me recordaba mi amigo Paco, el publicista: “Enrique tu eres gilipolla, no seas tonto, polvo que veas pasar, polvo que te pierdes”, afirmación y comentario severo al que yo, hiciera lo que hiciese, siempre contestaba: “Y que quieres que haga Paco, si yo nací cantando eso de yo nací en el mediterráneo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...