a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 6 de abril de 2011

La Caja, las Caixas y otras cosas que ya no volverán

 

DSC04716 (Large)

 

6 abril 2011

Ayer veía como soltaba algunas lágrimas unos de mis admirados blogueros acerca de la CAM, antes CAAM y antes nosequé, pues yo no había nacido. En su artículo: TRANQUILIDAD CAM,  se desprendía una gran nostalgia, sin declararla, apostando, además, por la recuperación de la entidad, impensable a todas luces, para mí, y mucho menos deseable, también para mi, y me refiero a su recuperación.

Recuerdo cuando Mamá me decía: Enric, tienes que colocarte en La Caixa pues ese si es un empleo para toda la vida. Recuerdo que mi abuela, la Yaya, se pasaba unas horas en la cola de La Caixa para cuando era atendida le contaba al amable empleado de carne y hueso que lo hacía, que dejaba vint durets en la cuenta de mi nieto y otros vint en la de la meua neta. Luego hacia otras cien operaciones para pagar la luz, poner unos durillos en la cuenta de mi madre, “per arreglalse un poquet el mes”, y luego se iba tan contenta a casa.

Antes lo clientes eran importantes, y la Yaya, mi abuela, lo era, igual que lo era El Isidro, el de los Ultramarinos de la Plaça del Hospital de Sant Pau, que se iba a la Caixa para que le renovaran el crédito y hasta le hacían sentarse. Ellos los clientes mandaban en la Caixa, en las Cajas de Ahorro. Pero ahora eso no es así, el pretendido fin social que las creó ha desaparecido. Ahora sus dueños son, (eran), los políticos, ellos con sus desmanes las han hundido en la miseria de su insalud pública y social, se han convertido en un mero instrumento de la política regional y de sus representantes, se han dedicado a tapar y alimentar sus errores, las cajas ya no sirven a quien las creó, son un fracaso y una lacra. Sus directivos son una escoria profesional, tan inútiles y/o vividores como quienes las dirigen desde sus consejos y son, para no insultar, una carga social y material. El problema es que ahora nos tocará pagar, a todos, sus errores. Para mi, cuanto antes, por favor, que las cierren todas y/o a las pasen a la Banca Privada para que las reconvierta en sociedades que se administren con criterios de eficacia. Daros cuenta, amigos míos, que las Cajas, nuestras Cajas de Ahorro, tal y como fueron creadas ya no existen. Por favor, hagámosles fotos a sus edificios mas emblemáticos, pongámoslas en los álbumes de las cosas antiguas y pasemos página, cuanto antes, por favor, igual que acabaremos haciendo con las Diputaciones, por ejemplo, pero eso y muchas cosas mas que ya no volverán, será  otro día, ahora vamos a por las Cajas, con perdón, pero aprisa, muy aprisa, no sea que cunda la metástasis y no lleguemos a tiempo.

 

Enrique Tarragó Freixes (etf-etc-etl)

4 comentarios:

  1. Una vez más, más razón que un santo. En referencia a la CAM, comentar que se llego a llamar en un inicio CAJA DE AHORROS DEL SUERESTE DE ESPAÑA (si no me equivoco). Ciertamente, este coladero de amiguetes de politicos o clientes donde "enchufar" a sus hijos y familiares de empleados o consejeros debe pasar a mejor vida, y sobre todo como apuntas, gestionarse exclusivamente bajo criterios exclusivamente empresariales (de VERDAD)y no, como me temo, ocurre ahora a la luz de los acontencimientos.
    Un saludet.
    P.D. Hoy tengo yo comitulia aprovechado que mi señora se va a tu tierra un par de dias, asi que me adelanto a ti.

    ResponderEliminar
  2. A pesar de que parezca que haya soltado lágrimas en mi artículo bloguero sobre la CAM (antigua C.A.Provincial de Alicante cuando iba con mi yayo), estoy totalmente de acuerdo contigo en que la "función social" de las Cajas de Ahorros ya no existe ni volverá. Los tres o cuatro empleados que sigan siendo nostálgicos y sueñen con que vuelva esa función, se han visto desbordados por el poder político.
    Espero que pronto pasemos el trauma de su desaparición y de su coste para el ciudadano.

    ResponderEliminar
  3. Amigos argy y JAT, prometo no volver a hacerlo, solo ha sido un desahogo, seguramente en un alto estado de lucidez, impensable en mi, pero prometo no volver a hacerlo. Como los niños, no se puede vivir, te acaban pegando o metiendo en la cárcel de los que tienen razón, esa que no gusta a nadie, ni a nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  4. Amigo argy, yo también he adelantado mi comida quincenal de mañana a hoy. Ya ves, coincidimos en muchas cosas.
    Un abrazo amigo y que lo pases bien

    ResponderEliminar