a:hover { text-decoration: underline;

jueves, 19 de octubre de 2017

Súmate al rosa ... hoy más que nunca

19 octubre 2017


Esta fecha de recuerdo, la de hoy al "Cáncer de mama", me hace saber que aún soy capaz de sentir y hasta de sentirme culpable porque, aún, ninguno de nosotros hemos conseguido luchar lo suficiente para poder erradicar el mal de males que tantas y tantas personas queridas se nos ha llevado antes de tiempo. Hoy, más que nunca, me sumo al rosa, por ello dejaré aquí, hoy, un nuevo vídeo:



.
 .


Rutina o Riesgo?



Pintura de Charles Roka

19 octubre 2017


Hace un ratito le comentaba a una amiga del Facebook, que Alicante, en general y sus Playas, en particular, tienen una gran cantidad de rincones que adorar. No obstante siempre pienso  que a los lugares, como a las personas, somos nosotros quienes los  hacemos importantes por lo que nos representa, por su belleza o por que los imaginamos mejores, los idealizamos.  Todo el mundo tiene sus rincones, como yo tengo los míos. Lo importante no son los lugares que escogemos, solo lo son aquellos que lo son para nosotros, para cada uno de nosotros.

Bien, pues aunque no sea condicionado por los mismos calores, ni por la misma causa, ayer me emocionaba cuando la hija de una buena amiga nos decía, de modo encendido, que, hablando de su futuro inmediato, que ella no entendía un día sin ilusiones a corto, que no podía vivir sin ilusionarse por todo lo que fuera a hacer mañana, que vivir sin motivación es convertirse en un ser infeliz y que no entendía a su padre, el cual se había limitado, toda su vida, a acudir a su despacho en La Montanyeta, en Obras Públicas, sin más ilusión que esperar a que  la agujita pequeña del reloj llegara a ponerse encima del número tres. Eso es enterrarse en vida, dijo.  Nadie supimos, ni quisimos, llevarle la contraria, a la niña, que ejerce de profesora en un instituto concertado, a la que acaban de nombrarla socia pues todos los profesores, si quieren seguir ahí, deben hacerse autónomos para constituir una Cooperativa Laboral o algo así. No quise entenderlo, me refiero al proceso neoempresarial, pero me apreció que esa niña, a sus 29, es mucho mas emprendedora y valiente que casi todos los que ahí yacíamos en la tertulia de “dolores” de cada madrugada.

El Padre, como todos los padres, no entendía que su hija tuviera que asumir una actitud laboral y económica de riesgo, que lo que él quería para ella es que se colocara como contratada en determinado colegio cruceísta y muy católico, pues eso sería para toda la vida. Estuvimos hablando con el padre sobre el asunto y se montó un confrontado debate, pero eso ya no viene al caso, ¿verdad?


.
 .


miércoles, 18 de octubre de 2017

De la Almadraba a la Albufereta, pasando por Punta Alfín

18 octubre 2017      2015 - 2012


Curioso, junto a la oficina de Correos de Historiador Vicente Ramos, (03540), construyeron un nuevo supermercado ALDI. ¿Se habrán vuelto locos o es que conocen el mercado mejor que nadie? - pensé en 2012 – Hoy es todo un éxito. Me refugio en la oficina del BSA pues creo que tengo un bajón de tensión y les firmo nosequé, pues siempre hay algo que firmar aunque te duela hasta el lápiz. Me acerco a la alicantina Playa de La Almadraba y, como hacía tiempo que no pasaba por ahí, hasta me ha emocionado. Apenas aparco hay allí un Chiringuito que hacen un café helado para morirse aunque no haya mucha gente que lo comparta pues ir a la Playa, puede, pero gastar en algo, eso es “mucho difícil” como me dice un italiano de mi edad que ha venido a enrollarse con quien haga falta. Hago un par de regates y continúo…

Paso por debajo del Bar del Náutico, si, ese que regentaba de maravilla la niña mayor de nuestro querido y desaparecido Alfredo Ros. Subo unos peldaños y pregunto por tal y por cual: “No, ya hace tiempo que no viene ninguno de los dos. Estaban bastante mal, parece como si se hubieran puesto de acuerdo. Desde enero no les hemos visto por aquí.” …

Pienso que tener amistades de mi edad o más, tiene ciertos contratiempos. Sigo …

Niños por decenas practicando el aprendizaje del surf y niñas fefas llevando unos barquitos a vela hasta la cala de embarque. Nunca he conseguido saber que idioma utilizan, pues la mitad de lo que cuentan no se entiende, pero, eso si, van monísimas de la muerte. Niñas aparte, ése es un rincón precioso.

Mientras tanto la gente se baña, por todo gasto, en esas mansas aguas que hoy ofrece esa orilla. Paso el Náutico, llego a las rocas y me meto en Punta Alfín a ver mi futuro apoyado en la barandilla de madera en lugar y gesto del que tanto me gusta disfrutar. Ay aquellas arroçéts en el Alfin, si, cuando el Gordo era el tío mas feliz y eficaz de toda la ciudad y las cosas inmobiliarias parecían resolverse, tan solo, por el buen comportamiento, alguna comida y un apretón de manos. Esos arroçets eran mucho más, si, cuando podíamos hasta repetir sin daño alguno y, ah, las charlas de la postcomida, con el mar de fondo y las copas heladas volando por la mesa hasta el atardecer. ¿Cuantas cosas habíamos arreglado allí, verdad Enrique?, me dice un entusiasta del lugar y que, como yo, aún mantiene en la memoria una parte de esos tiempos que ya no volverán. 

Luego atravieso la Playa de la Albufereta y me llego hasta el Parking de la Av. Villajoyosa donde hay una vista envidiable. Total 45 minutos. Luego el regreso y un nuevo disfrute, ahora con la cara al sol, si, ese que me da la vida.

Lo cierto y no me canso de repetirlo, cada día me maravillo más de lo sencillo que puede ser, tan solo, vivir. Casi me lo pierdo y es por eso que debo recuperar el tiempo perdido.

Si tenéis un ratito, haceros este paseíto y, aunque ya no se puede ir al Alfín, podéis haceros un arroçet en el Náutico.



.
 .


martes, 17 de octubre de 2017

Ir de mercadillo es ... fantástico, aunque me toquen el culo


17 octubre 2017

- Abrazar a los amigos de otro tiempo; pescar en un mundo de la compra de oportunidad;  que alguien te diga que te ve igual que estabas hace mil años o si has hecho un pacto con el diablo para mantenerte tan bien; sentir que alguien te toca el culo para saber si llevas cartera que trincarte; sospechar de la guapa rumana que te adula para venderte un nosequé mientras te pone el brazo en el hombro; marcarte un Teen Tops en la caseta de Mario que, increíblemente aún vende casetes ... 

- Todo,  absolutamente todo lo que fueran gestas que recuerden las praxis comerciales del ayer, por Dios ... ¡Bienvenidas sean! ... hay tanto que aprender de lo que fuimos y tanto por arreglar de lo que somos que yo, sin recato alguno, diré siempre, que a la hora de comprar, prefiero que me toquen el culo, antes de que me roben la moral ... y las ganas de creer en que lo que viene será mejor.




.
 .