a:hover { text-decoration: underline;

miércoles, 29 de septiembre de 2010

¿Compañeros siempre?

No sé, quizás no esté en lo cierto, pero a mi me lo parece o quizás sea tan solo que yo quiero que sea así, aún a riesgo de que me equivoque, como debe ser.


29 septiembre 2010 -
01 julio 2016


Me mandó una nota-e, ella empezó lo que ayer acabó reuniendo a once amigos en una mesa redonda repleta de ilusiones y frustraciones, de amistad y de nostalgia, de luces y sombras sobre lo que viene, pero un factor común en todos ellos les hace muy asequibles al reencuentro, en busca de un recuerdo feliz que no es otra cosa que la del tiempo que vivimos juntos. Ella, la culpable de lo de ayer, es Mamen, el resto ahí están con ella, sacando pecho, en la foto y felices de hacerlo, o eso creo y eso me parece.



Lo más curioso y sorprendente, es que apenas hablamos del pasado que nos unió, hace ya unos años, en un mundo profesional inolvidable y, seguramente, irrepetible. Muy curioso.

Unas gotas de lluvia, al final, refrescaron el calor del reencuentro, el cual, y curiosamente, con el paso de los años, se ha ido tornando contrario al que fue, es decir: Donde hubo antaño más calor hay ahora tibieza y viceversa. Quizás no sea tan curioso, por mucho que a mi me lo parezca, al mundo le pasa igual y en menos tiempo y nadie se extraña. Quizás por eso, y por lo que dice a veces Joana en su Blog, el Norte anda siempre donde menos te lo esperas y no porque no sepas donde está, sino que anda tan cambiado, a veces, que hasta acabas confundiendo su verdadera ubicación a la vez que te acabas preguntando si el Sur existe.

Nadie me ha sabido responder aún si ello será posible, pero yo seguiré preguntándome si alguna vez seré capaz de tocar la guitarra, es la ilusión de mi vida y seguiré en el empeño, aunque me cueste la vida conseguirlo.

Mientras tanto, feliz día a todos, si conseguimos que lo sea y sin que nadie lo estropee.

Ah, Charo: ¡Muchas Felicidades!

+Ah, Pepe, el de las 1001 noches: Cuando vuelvas tienes que pagar las cervezas.





8 comentarios:

  1. Un tanto agridulce la crónica, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Aunque la melancolia parece que impregne todas tus cronicas y relatos se que en el fondo es felicidad y regocijo por lo vivido y por lo mucho que te queda por vivir.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Sawa, amigo Sawa: No es agridulce, es un suave sabor a tierra mojada, por lo que a veces crees que alguien esconde algo y no se atreve a decirlo o, tal vez, sea pura indiferencia. No lo sé, yo siempre he pensado que es más fácil decir un "Te quiero" a tiempo que un "Te quiero" mientras arde el Sol.
    Amigo argy: No es tristeza lo que emana de mi alma terrenal, es exactamente lo que tu bien dices; felicidad y regocijo por lo vivido y por lo mucho que me queda por vivir. Pero lo que mas lamento es ver como la gente tira su vida por la borda, eso me deja mal, muy mal.
    Mañana os regalaré un post con castañuelas, si soy capaz.

    ResponderEliminar
  4. Vale, vale, no he dicho nada. Joder, cómo estás de metafísico últimamente... Como reparación, un chiste que me acaban de contar:

    Se va a confesar un pelirrojo y el cura le pregunta:
    - ¿Pecas, hijo?
    - Hasta en la polla, padre.

    (Jajajaja)

    ResponderEliminar
  5. Sawa: Por favor, eso de no decir nada, ni hablar de la nada. La nada es la muerte y tú me tienes que decir, aún, muchas cosas.
    Besos
    PD: Yo tengo piel fina y pelo blanco, pero no me confieso.....

    ResponderEliminar
  6. Yo también lo he notado, ahora y hace mucho tiempo,pero pienso que algo habrás hecho, amigo.
    El desierto nos une.

    ResponderEliminar
  7. Amigo anónimo, aquí no hay ningún desierto, solo hay un autobús sin puertas

    ResponderEliminar