a:hover { text-decoration: underline;

martes, 25 de septiembre de 2012

José y la ventana de mi habitación (remake)

 

DSC07712


25 septiembre 2012   (remake)**         02 marzo 2009

.
Me parece que, alguien, con mucho interés en ello,  me quiso contar en la sesión de fisioterapia del jueves pasado que …
Dos enfermos compartían hospital en habitaciones contiguas y mientras uno reposaba inmóvil en su lecho tras un aparatoso accidente de tráfico del que salió vivo de milagro, el otro andaba por la misma y le contaba al otro grandes historias alegres llenas de vida en su visita diaria, pintando en su imaginación todo lo que se veía por la ventana de la habitación al que el inmóvil, en modo alguno, podía llegar.
Así fue día tras día, uno tras otro, durante seis largos meses, pero un buen día su amigo, el que le contaba todo lo que pasaba detrás de la ventana, dejó de venir sin que nadie pudiera decirle por qué. Se habrá ido, pensó.
Pasaron tres meses más y el enfermo inmóvil dejó de serlo e inmediatamente que pudo levantarse se acercó a la ventana y con gran sorpresa para él, se dio cuenta que la ventana daba a un patio interior. ¿pero cómo es posible? exclamó, extrañado le preguntó al auxiliar de clínica si esa ventana siempre había tenido esta vista y él le contestó aún mas extrañado que; “naturalmente”, – pero, …………, no puede ser mi amigo el vecino de habitación me regalaba unos extraordinarios relatos de lo que veía por esta ventana, se acercó a la habitación de al lado y preguntó ... oiga - “disparó” sin pensar al inquilino vecino que no era otro más que otro auxiliar de clínica - “hace unos tres meses ocupaba esta habitación un enfermo del que mantuve una magnífica relación y…” – Ah, se refiere Ud. a José, el bueno de José, pues murió hace tres meses, murió de una terrible e incurable enfermedad que acabó con él, sin dolor, de un suspiro, pero se fue con un solo lamento, nunca había sabido de qué color eran los ojos de la vida, pues él era ciego de nacimiento.

Bien, después de escuchar ese relato, mis ojos se convirtieron en cristal y en mi mente un único pensamiento, que feliz se puede ser sin saber que lo eres.

**: Ésta es una bloguería que se perdió en mi antiguo blog al no querer Google reponer mi usuario y blog anterior, el cual fue eliminado por algún extraño,al haber sido impunemente jacqueado








8 comentarios:

  1. Precioso...........esperemos´que no te lo haya robado el negro de Ana Rosa Quintana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio Gt. Hoy he vuelto a reclamar a Google la devolución de mi cuenta etaargo y por enésima y creo que por última vez, me han dicho: IMPOSIBLE

      Eliminar
  2. Ten cuidado con las páginas donde entras, aunque si te quieren fastidiar no lo tienen dificil.. En fin, siguenos contando estas historias y más, pronto recuperarás a todos tus seguidores ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Candela. Ahora estoy superprotegido pero como dices, "el todo por fastidiar" nunca muere

      Eliminar
  3. Yo creo que no ha perdido sus seguidores, en todo caso estamos algo despistados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo será, amigo EKK, lo cierto es que antes tenía unas mil entradas diarias y ahora, poco a poco, recuperando pero solo llego a 500

      Eliminar
  4. Una historia que, cuando se es humano, es cotidiana. La mente es capaz de ver sin los monóculos de los ojos.
    Espléndido relato, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio Campillo. Estos relatos debieran contarse a los niños de teta, desde que lo son.

      Eliminar