a:hover { text-decoration: underline;

sábado, 17 de junio de 2017

Let's Twist Again, más de 50 años después


17 junio 2017


Estaba viendo el partido de los domingos en el comedor de la Casa de Enrique, el Micó, que era una de esas preciosas casas bajas que aún hoy, creo, siguen en pie y que eran nuestra alegría allá por los 60 en el Pasaje San Pablo, frente al Hospital de Sant Pau. Serían ya las ocho y media y decidí bajar al sótano donde estaban todos celebrando uno de esos pintorescos guateques de la época. Bájate a la fiesta, Enrique - me decía la madre del Micó - por mucho que te guste el fútbol, tú eres muy joven y debes estar de fiesta con ellos, insistía. Bajé, si, y allí me vi poniendo los discos tan ricamente, mientras los otros daban saltos o cosas parecidas con el  Let's Twist Again, una canción del 61, en la versión de Richard Anthony, que es la que a mi me pirraba y, además, me daba con ello un aire de tío moderno y singular y muy reacio a eso de ir detrás de las niñas porque sí. 

Luego lo de moda excitante como el Black is black de Los Bravos y otras de los Kinks que también me pirraban, pero todos iban locos porque les pusiese el Strangers in the night de Sinatra a la que se enteraban que la madre del Micó había salido a hablar con la vecina. Mientras ponía los discos, levanté la vista, varias veces, para ver a una pícara pelirroja que, flequillo en frente y risa burlona, era el centro de atención de mis “colegas” mientras bailaba y hablaba con un don sobrenatural. 

Lo curioso es que hoy, con alguna dificultad, eso si, y pasados ya más de 50 años desde aquella fiesta, seguimos haciéndolo y, también, desde entonces nunca me he separado de esa pícara y feliz pelirroja que me ha dado la vida.

Feliz fds,  amigos.



5 comentarios:

  1. El tocadiscos, los discos bajo el brazo y las ganas de mover el esqueleto. En casa de amigos o en el SEU donde los universitarios teníamos el que se podría denominar hoy “meeting point”. 50 años no son nada y aunque el esqueleto esté como está nos siguen emocionando, en eso y otras cosas coincidimos, aquellos magníficos años. Mi 50% pasaba de “bailoteo”, pero buscaba a mis afines y allí estaba yo. ¿Se puede vivir de esos recuerdos? Creo que aún sí, pese a las circunstancias tan diferentes en mi caso. Mi versión preferida la de Chubby Checker https://youtu.be/eh8eb_ACLl8 Feliz sábado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin problema, Chubby Checker - Let's Twist Again (lyrics), era la mejor versión pero, ya sabes, nosotros y nuestra tendencia a lo francés en la época de mi juventud incipiente y por eso la versión de Richard Anthony era la que más me/nos impactó. En cualquier caso, da ogual, aquí de lo que se trata es que la otra mitad esté a punto para recordarlo y bailarlo, aunque sea con la imaginación.
      Feliz sábado

      Eliminar
  2. El tocadiscos, los discos bajo el brazo y las ganas de mover el esqueleto. En casa de amigos o en el SEU donde los universitarios teníamos el que se podría denominar hoy “meeting point”. 50 años no son nada y aunque el esqueleto esté como está nos siguen emocionando, en eso y otras cosas coincidimos, aquellos magníficos años. Mi 50% pasaba de “bailoteo”, pero yo buscaba a mis afines y allí estaba yo. ¿Se puede vivir de esos recuerdos? Creo que aún sí, pese a las circunstancias tan diferentes en mi caso. Mi versión preferida la de Chubby Checker . Feliz sábado.
    https://youtu.be/eh8eb_ACLl8

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No consigo copiar bien el enlace, pero sé que lo buscarás.

      Eliminar
    2. Sin problema, Chubby Checker - Let's Twist Again (lyrics), era la mejor versión pero, ya sabes, nosotros y nuestra tendencia a lo francés en la época de mi juventud incipiente y por eso la versión de Richard Anthony era la que más me/nos impactó. En cualquier caso, da ogual, aquí de lo que se trata es que la otra mitad esté a punto para recordarlo y bailarlo, aunque sea con la imaginación.
      Feliz sábado

      Eliminar