viernes, 13 de abril de 2018

Vivir cada momento, vivir la vida, disfrutar de Ella: Un objetivo irrenunciable



La cara de la vida

13 abril 2018
Necesitaba respirar, contarle a alguien querido que la vida empieza hoy, ahora; que las esencias del Dios de nuestras enseñanzas es quien altera nuestras convicciones más terrenales y eso nos parece una fatal idea dentro del mundo de las apologías que siempre oyes en cualquier tanatorio de tus malos recuerdos; que nada es para siempre salvo ese amor que nunca olvidaste y que sigue en tu alma como si fuera el primer día; que antes no eras así y ahora te alegras de ser viejo, cuasi setentón; que los jóvenes siempre nos creemos o creímos, cuando lo fuimos, que nunca llegará o llegaría, ese momento en que te pudieras parecer a tu anciano Padre o a tu sabio aunque estúpido profesor de latín; que la vida es la que es y que, a veces, no basta con seducirla, admirarla o quererla sino que se trata de hacerle saber que estás dispuesto a dejarla en ese mismo momento en que no valga la pena estar con ella; que todo lo que te rodea es vida y que lo peor que puede pasarte es que eso no sepas apreciarlo; que las tertulias de madrugada y tus noches locas de poesía, conversación, canto y danza no son sólo un aliño, no, son una solución y una necesidad como pudiera serlo cualquier otra actividad que logre hacerte sentir vivo; que no debes rendirte nunca por muy mala que parezca tu vida sedentaria, solitaria o injusta y cruelmente olvidada por los tuyos; que nada es como era y que no hay antes, ni después, solo hay este momento, sí el momento en el que vives; que cada instante, cada segundo que vivas ahora cuando ya crees que nadie cuenta contigo es tu momento, tu segundo, tu espacio y tu vida … vívela, pues, como si fuera, querido y veterano amigo cual seas tu mismo ahora; como lo último que fueras a hacer en tu vida, la que te queda, que por muy despreciable y corta que te parezca, es la tuya, y con eso y por eso, debes hacer de ella lo que nadie espera de ti. Debes consagrarte a vivirla con toda la intensidad que puedas ofrecerle a Ella y a quien te rodea, nadie debe sospechar que ya no existes y por ello debes lanzarte a sus brazos, sí, a la vida que te queda pues es la tuya y de quien tú más quieras en tu mundo, hazlo por ti, hazlo por ellos, pero sobretodo, hazlo, no te dejes seducir por el dolor, la soledad o el hastío, eso nunca, NO TE RINDAS, la vida es bella siempre que quieras vivirla y eso, querer vivirla,  es cosa nuestra y de nadie más.
..





6 comentarios:

  1. Hola Enrique, te doy la razón, tenemos que ser optimistas ante la vida que nos ha tocado vivir, pues si no mal asunto.

    Besos de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Espíritu sin Nombre, la mejor de las vidas ... la nuestra.
      Un abrazo de viernes

      Eliminar
  2. Lo has clavado Enrique. Lo importante como dices es vivir el momento, el presente sea cual sea y aceptarlo. Un besazo.

    ResponderEliminar

Este blog comparte contenidos aunque con distinto título para evitar duplicidades de búsqueda, con otro de mis blogs a modo de copia de seguridad, el uno del otro:

https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/